ACCIONA Producciones y Diseño fue la empresa responsable del diseño y ejecución del espectáculo, que empleó tecnología de mapping, láser y efectos especiales.

La Fachada de Goya del Museo del Prado en Madrid (España) se convirtió del 12 al 15 de diciembre en un inmenso lienzo sobre el que se proyectaron casi un centenar de cuadros de los fondos del Museo, a lo que se sumaron efectos lumínicos y música en directo.

ACCIONA Producciones y Diseño fue la empresa responsable del diseño y ejecución del espectáculo, que empleó tecnología de mapping, láser y efectos especiales, logrando así una proyección tridimensional inmersiva que se sincronizó con una banda sonora compuesta para el evento.

Los cuadros elegidos para el vídeo mapping ofrecieron una perspectiva amplia sobre la variedad y calidad de los fondos del Museo, de manera que estuvieron representados los principales pintores, si bien, no con sus obras más visitadas, sino con aquellas que, siendo menos reconocibles para el gran público, constituyen piezas esenciales para comprender la evolución de la pintura y la sociedad.

El diseño de iluminación y puesta en escena, bajo la dirección artística de XLR Estudio, se articulaba en torno a grandes ejes temáticos (alegorías, flores, visiones dramáticas, mitología, iconografía religiosa, retratos de mujeres, paisajes, etc.) y estilísticos (manierismo, gótico, romanticismo, impresionismo, etc.), que se sucedían buscando causar en el espectador una emoción estética más que una comprensión intelectual de las pinturas.

Una parte esencial del espectáculo era la banda sonora, compuesta especialmente para el evento por Olivier Arson, ganador del Premio Goya 2019 a la Mejor banda sonora original por la película El Reino.

La partitura interpretada en directo por un músico electrónico, un director orquestal, un cuarteto de cuerdas y tres flautistas se sincronizaba con las proyecciones mediante el uso de un software de secuenciación, de manera que las imágenes parecían “vibrar y bailar” al son de la interpretación musical.

Las piezas interpretadas fusionaron clasicismo y modernidad, emulando el espíritu del Museo del Prado, que, en los últimos años, ha apostado en sus exposiciones por el dialogo vivo entre piezas del fondo del Museo y otras de carácter contemporáneo.

En línea con la apuesta por la sostenibilidad tanto de ACCIONA como del Museo del Prado, el evento fue neutro en CO2, es decir, que se redujeron al máximo las emisiones contaminantes y las inevitables se compensarán en proyectos de energía limpia.

Esta iniciativa responde a un acuerdo de patrocinio entre ACCIONA y el Museo del Prado para la difusión del bicentenario de la creación de esta institución. Además, ACCIONA y el Museo del Prado mantienen una larga relación de colaboración, con proyectos que vinculan arte e innovación. Ejemplo de esta colaboración fue exposición El espíritu de la pintura (2017) de Cai Guo-Qiang, el primer artista contemporáneo que concibió obra inédita creada in situ para su exposición en el Prado.